Los expertos pronostican caídas de hasta el 5% del precio de la vivienda por el coronavirus

PATRICIA RODRÍGUEZ

El precio de la vivienda cayó en España en el primer trimestre del año una media de un 0,8% con respecto al trimestre anterior, según la última estadística publicada por el Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana el pasado 26 de mayo. Aunque la bajada es leve, es la primera vez desde julio de 2016 que el precio de la vivienda sufre un retroceso.

Todavía es prematuro vaticinar cómo afectará la pandemia de coronavirus al mercado inmobiliario. Sin embargo, los expertos coinciden en que la incidencia del virus en la compra y venta de viviendas no será pasajera. Un informe publicado por la tasadora Euroval a principios de junio sostiene que el precio de los inmuebles en España bajará un 3% en 2020, el 5,5% en 2021 y el 5% en 2022. Será a partir de este año cuando los precios comiencen a repuntar.

Frente a la “fortaleza remarcable” de la demanda de vivienda durante 2019, el informe de Euroval considera que la pandemia de SARS-CoV-2 influirá en que los compradores no dispongan de suficiente “capacidad de pago”, especialmente para la adquisición de vivienda nueva, lo que a su vez penalizará al sector de la construcción. Si esta estimación “en el entorno de la crisis del covid-19 es acertada”, el estudio prevé que a medio plazo se puede producir el efecto contrario: la escasez residencial ante la falta de vivienda nueva por el freno de la construcción derivará en una “aceleración de precios” que puede servir de incentivo a la nueva construcción pero, al mismo tiempo, puede empeorar los problemas de accesibilidad de la población a una vivienda.

Las predicciones de Euroval coinciden con las que hizo en mayo Standard & Poor’s, que pronostica un abaratamiento de la vivienda en España de un 3,2% en este año, si bien considera que la recuperación podrá iniciar su escalada a partir de 2021, siempre que la economía logre reactivarse.

El hecho corroborable hasta el momento es que la venta de vivienda en España ha caído en picado desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo. SegúN los datos del registro notarial hechos públicos en mayo, la venta de inmuebles se derrumbó un 37,5% en marzo con respecto al mismo mes del año anterior.